ESTAR EN LA ESCUELA PERO NO SER DE LA ESCUELA

Inclusión versus Maltrato por Bullying

Reflexiones de Liliana Kaufmann. Dra. en Psicología

En las últimas décadas se ha producido un movimiento desde las escuelas de educación especial para alumnos con necesidades educativas especiales hacia la inclusión de estos alumnos en la escuela común. Sin embargo, hay pocos estudios respecto a cómo influyen ciertos fenómenos, como la victimización escolar, en la inclusión real de esos alumnos. Abundan comentarios de docentes que indican que estos niños suelen ser elegidos como objeto de maltrato por otros alumnos. Por eso la importancia de saber cómo ellos vivencian las experiencias diaria y por qué son blanco de agresiones.

Los criterios diagnósticos actuales aluden a que las personas con Síndrome de Asperger carecen de la posibilidad de anticipar lo que las otras personas piensan, sienten o desean. Estas dificultades afectan los vínculos sociales y se presentan como falta de deseo para interactuar con los iguales. Por otra parte este trastorno suele estar asociado a torpeza motora, conductas repetitivas o estereotipadas,  que les hace parecer más diferente a los otros. A lo que hay que sumarle el modo en que utilizan el lenguaje y los problemas en la comprensión del mismo.

Este modo peculiar de estar con otros les dificulta incorporarse a los grupos y por lo tanto los hace correr más riesgos de ser victimizados. Siguiendo esta línea de pensamiento, la hipótesis de partida de autores como Heinrich (2003) plantea que esas personas no son conscientes de estar viviendo situaciones de abuso o maltrato vinculado al bullying. Sin embargo, los resultados del estudio publicado recientemente “Análisis de las relaciones sociales de los alumnos con síndrome de Asperger en escuelas integradas de secundaria”, (link Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=17511208) parecen rechazar o al menos matizar esa afirmación en la medida que concluyen que los alumnos con Síndrome de Asperger son conscientes de su papel de víctimas y que sufren las conductas abusivas de los compañeros.

Personalmente creo que los problemas de maltrato por bullying, no sólo afecta a alumnos con Asperger sino que existen grupos que por algún motivo se ubican en situación de poder y, desde ese lugar,  coaccionan o humillan a otra persona, que por algún motivo se percibe en una situación de desventaja. Y que cualquiera que muestre algún punto de vulnerabilidad y no tenga apoyo del grupo puede transformarse en esa víctima.

Por lo tanto considero que este tipo de situaciones que incrementa la violencia dentro y fuera del aula pone en peligro la salud física y emocional del alumnado e impide el éxito de la educación inclusiva, requiere de abordajes que impliquen diferentes niveles: individual, aula, escuela y sociedad.

 

Fuente: AurismoInclusión